LIBÉLULA DE LA BUENA SUERTE - Taxco De Mis Amores
0

Tu carrito está vacío

LIBÉLULA DE LA BUENA SUERTE

Las libélulas

Comúnmente y para varias culturas las libélulas representan: prosperidad, buena suerte, fuerza, paz, armonía, pureza y libertad. Como una criatura del viento, el tótem la libélula representa el cambio. Sus alas iridiscentes son muy sensibles a la más mínima brisa, por lo que se nos recuerdan estar alertas y prestar atención al sentido y dirección que el “viento” puede dar a nuestras vidas no sea que nos encontramos sorprendidos e indefensos en medio de una tormenta. Las libélulas son también criaturas del agua y como cualquier criatura relacionada con este elemento simbolizan el subconsciente, la meditación, la paz interior, los sueños y los pensamientos. Estos significados se asocian particularmente a las culturas Asiáticas (China y Japón principalmente) y a las nativas del continente americano.

Las libélulas son consideradas por muchos como portadoras de mensajes relacionados con el pensamiento profundo y por tanto nos sugieren que prestemos atención a nuestros deseos y sueños más profundos. Por otra parte simbolizan la forma errática y ligera con que nos movemos a lo largo de nuestras vidas tal y como estos insectos vuelan sobre las aguas donde habitan.

La libélula es considerada también un recordatorio de que cuando nuestros pensamientos más profundos suben a la superficie debemos prestarles atención, aprender de ellos  y de las lecciones que nos aportarán para nuestra vida futura. Además son interpretadas como la evidencia de que somos incapaces de ocultar aquello que más deseamos tal y como el reflejo de la libélula se refleja en la superficie del agua. En otras palabras, nuestros pensamientos (incluso las más profundos y deseados) podrían no ser tan evidentes a nuestros sentidos y aun así estar allí y afectar inmensurablemente nuestra existencia, incluso a veces sin que tengamos la conciencia real de su magnitud.