GUÍA ESPIRITUAL - Taxco De Mis Amores
0

Tu carrito está vacío

GUÍA ESPIRITUAL

El xoloescuincle

Su nombre encierra una parte de su magia, proviene del náhuatl: Xólotl quiere decir dios del ocaso o la muerte, mientras que itzcuintli es perro. Más conocido en México, su país de origen como un guía espiritual.

Los mexicas creían que los dioses creadores habían puesto en la tierra a este ser para guiar las almas de los muertos a través del inframundo, el peligroso Mictlán. Es por eso que muchas veces estas mascotas eran enterradas junto a sus dueños, o se ofrendaban xolos de cerámica en las tumbas.

Se dice que los dioses tenían que descender a Mictlán y obtener un hueso que haría posible la formación de la humanidad. Xólotl se ofreció para efectuar tal hazaña, aunque eso implicará transformarse en un perro; el Xoloitzcuintle. Xólotl fue representado como hombre con cabeza de perro, representando la cara de venus nocturna acompañando al sol en su trayecto al inframundo. Tras el ocaso, el astro rey moría y luchaba con su ayuda para renacer al alba. Desde entonces este animal se convirtió en el favorito de los dioses. Cuando se cumplió el objetivo, se presentó ante el pavoroso Mictlantecuhtli, el señor de la Muerte, y le entregó el apreciado hueso. Entonces, el Xoloitzcuintle regresó al mundo de los vivos y los dioses pudieron crear al primer hombre y a la primera mujer.

El Xoloitzcuintle ha sido el compañero de vida y muerte de la población mesoamericana. Siendo el único que viajó a Mictlán por aquel hueso y regresó vivo, quedó establecido que este animal era el único que podía guiar a las almas a través del prolongado y dificultoso camino. Por esto era necesario que los perros acompañaran a los muertos en su tumba para cruzar la peligrosa travesía hacia Mictlán, eran sacrificados y enterrados junto a los humanos. Se escogía a perros completamente de color negro, porque si presentaban alguna mancha esto significaba que ya habían guiado a otra alma difunta.